Hipnosis Clínica Ericksoniana

Un gran velo de misterio sigue cubriendo a la palabra Hipnosis, esto en gran medida por la escasa información que el público en general tiene del tema. La mayoría al escuchar la palabra Hipnosis la asocia con estos espectáculos de teatro en donde un “Hipnotista” puede en unos cuantos segundos poner en trance a un grupo de personas y después hacer toda clase de cosas con ellos, como ponerlos a bailar, a que se imaginen que son animales, a saltar, a cantar, etc.

hipnosisAnte estos espectáculos generalmente se forman 2 opiniones extremas:

a) Todo es un truco, la persona que lo hace es un charlatán y todos los que suben al escenario son personas que previamente estuvieron de acuerdo en hacer eso o forman parte del staff del “hipnotista”.

b) La hipnosis es algo con lo que hay que tener cuidado porque si te hipnotizan pueden tener control de tu voluntad y en ese caso podrían hacer que hicieras cosas que no harías estando despierto, consciente, porque además esto supone que al hipnotizarte te ponen en un “sueño muy profundo”, del que, luego, al despertar, no recordarás nada.

Pero, ¿qué es la hipnosis clínica en realidad?

La hipnosis se define como un estado especial de la consciencia caracterizado por un foco de atención concentrada. Bajo ese estado, la persona puede acceder a recursos que se encuentran fuera del alcance consciente de su vida cotidiana y de esta forma, se encuentra en la posibilidad de resolver situaciones de una forma más eficiente.

La hipnosis clínica es la utilización de esta herramienta, la hipnosis, con propósitos terapéuticos, y quien la realiza no es un “hipnotista” sino un hipnoterapeuta. Esto es importante, porque, no solo se trata de entrar en ese estado especial llamado “trance hipnótico” para que la “magia suceda”. En realidad, una persona bien podría entrar en trance, inducida por otra persona, y no lograr absolutamente nada, ningún beneficio, puesto que no solo se requiere llegar al trance sino que el terapeuta debe saber qué hacer una vez que su paciente ha entrado en trance.

Por ello es recomendable que si tu quieres probar esta herramienta terapéutica, lo hagas en manos de un psicoterapeuta, pues ellos tienen el contexto y la formación adecuada para poder sacar provecho de esta herramienta, para tu beneficio.

Ten en cuenta que:

1) Hay personas muy hábiles que conocen la herramienta de la hipnosis, y la usan y ayudan a las personas, mas no son psicoterapeutas. El riesgo de este grupo es que nunca sabes quién te podría ayudar y con quién solo perderías tiempo y dinero.

2) Hay psicoterapeutas con muy poca información y formación en hipnosis clínica, por lo que el solo hecho de ser psicoterapeuta no te garantiza que tendrás una excelente sesión de hipnosis, sin embargo, dada su formación, es más probable que le saques provecho a esta sesión, que a una del grupo anterior.

3) Hay psicoterapeutas que, además de su excelente formación en psicoterapia, han tomado una excelente formación en Hipnosis Clínica. Si bien no son muchos, obviamente este es el grupo ideal al que debieras acudir.

4) Como en todas las profesiones, también existe este cuarto grupo: el de los charlatantes. Constituido en su mayoría por personas con escasa o nula formación y sin escrúpulos, este grupo es el más riesgoso de todos, puesto que solo les interesa su beneficio económico, y no les interesa que sus “clientes” (pues realmente ellos no tienen “pacientes”), salgan beneficiados. Dan poca información a las personas, y tratan de  poner un velo de misterio sobre el tema, que “solo conocerás si lo vives”. Este grupo también se caracteriza por su promoción excesiva, donde además prometen hacer “milagros” con la hipnosis.

Ante todo es importante que estés consciente que ninguna herramienta hace “milagros”. Aún la hipnosis con su gran potencial, es una herramienta que implica disciplina y esfuerzo por parte del paciente.

Ahora, esto no significa que debieras temer a la hipnosis. En realidad yo la considero una herramienta magnífica de terapia, con un potencial enorme y muy poco explorado, aún dentro del grupo de psicoterapeutas y psicólogos. He sido testigo de cómo la hipnosis ha sido algunas veces pieza fundamental en la mejoría de mis pacientes, por lo que sin duda vale la pena intentar usarla.

Otro punto importante es que, contrario a lo que se piensa, no es posible que alguien te obligue a hacer algo en estado hipnótico que vaya en contra de tus principios morales y valores, pues tu sistema de defensa consciente haría que salieras de trance en ese momento y la hipnosis se interrumpiría.

Te invito pues a que reflexiones y tomes una decisión informada, y a que, si quieres explorar las posibilidades terapéuticas que ofrece la hipnosis, no dudes en contactarme.

error: Content is protected !!