El error que todos hemos cometido

 

El error de todos

Si estás leyendo este artículo probablemente, como la mayoría de las personas, tienes cosas que te gustaría mejorar. Ahora bien, yo no sé si alguna vez te has puesto a reflexionar que el origen de muchos problemas radica en un aspecto muy simple y que está bajo nuestro control: las expectativas.

Tendemos como seres humanos, influenciados por el consumismo y los medios de comunicación, a tener unas expectativas muy altas, a veces poco realistas, sobre cómo debiera ser nuestra vida:  desde chicos esperamos tener muchos juguetes, luego esperamos tener una gran fiesta de cumpleaños (especialmente las niñas en sus quince), luego esperamos tener la novia(0) perfecta(o) con la cual nos casaremos, eso si, con una gran boda.

También esperamos tener ingresos muy altos en nuestros trabajos, poder luego tener hijos y que esos hijos de forma casi mñagica nos proporcionen mucha felicidad y pocos desvelos, pocos problemas.

Esperamos llevarnos bien con la familia propia y la política. Esperamos poder salir de vacaciones frecuentemente con la familia. Salir a fiestas, con amigos. Esperamos poder continuar con nuestros hobbies de solteros. Esperamos gozar siempre de buena salud sin hacer nada en particular por cuidarla. Esperamos poder seguir comiendo igual que cuando adolescentes. Esperamos que nuestra pareja siga igual de enamorada que cuando novios. Esperamos tener suficiente energía todos los días para hacer todas las cosas que tenemos que hacer.

Como verás, las expectativas son aaaaaltas. Y cuando algo de la lista anterior no se cumple entonces nos enfrentamos a algo que llamamos “problema”. Y mientras más cosas haya en esa lista sin cumplir, entonces más “problemas” tenemos en nuestra vida.

¿Serán entonces esas situaciones verdaderos “problemas” o solo serán consecuencias lógicas de una vida con poca planeación y muchas expectativas?

No estoy diciendo que no debemos tener expectativas o que debamos ser conformistas, pero, ¿acaso no podríamos mejor priorizar y descubrir esas 3 o 4 cosas que realmente nos importan y dedicarle nuestros esfuerzos a asegurar que esas marchen bien, dejando a las otras un poco de lado en lugar de jugar al malabarista?

Y sobre esta vida llena de expectativas se añade otro factor que solo empeora las cosas y el responsable del título de este artículo. ¿Cuál es el error que todos hemos cometido?

Desde mi punto de vista, ese error es la falsa creencia de que existen personas con vidas perfectas, sin problemas. La comparación, a veces ni siquiera real, sino imaginaria, de nuestra vida, contra la vida de alguien más es siempre motivo de malestar.

Es imposible estar en los zapatos de alguien más. Somos los únicos expertos en nuestra vida. Si vemos el éxito de alguien más en Un aspecto de su vida, no tenemos forma de saber el precio de ese éxito. No tenemos forma real de saber si ha sido a cambio de enormes fracasos en otras área: el ejecutivo exitoso que termina divorciado, el estudiante brillante que nunca tuvo novia, la mujer escultural que nunca disfrutó una comida, la mujer “empoderada” que terminó solitaria, etc.

Y lo peor es que no nos comparamos con una sola persona: queremos una carrera profesional igual de brillante que fulanito, pero queremos una familia tan armoniosa como la de sultanito, pero queremos salir de vacaciones y cambiar de autos como lo hace perenganito.

Qué tal si en lugar de hacer estas comparaciones irreales, nos sentamos, reflexionamos cuales son las 3 cosas que realmente queremos, que realmente nos importan, y nos enfocamos a lograrlas?  Seguramente viviríamos una vida menos tensionada, más concentrada y más plena.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2014

Comments

  1. oye, muchas muchas gracias por la infomación, es verdaderamente útil, y he estado intentando encontrar esto, pero no he visto ausencia que
    respondiese realmente a lo que necesitaba leer, gracias otra vez, saludos.

Speak Your Mind

*

error: Content is protected !!